Blogia
Olivia Aymmé

EL ORADOR

EL ORADOR

Cuando llegó a la aldea, todo el mundo fue a escuchar su charla. El tiempo paso, y cada vez reunía a menos gente, hasta que un día el predicador quedo solo, hablando a los árboles y a los pájaros. Sin embargo, día tras día, volvía a armar su pequeña tarima en el mismo lugar, y volvía a declamar su doctrina con el mismo calor y convicción de la primera vez. A la hora señalada, los aldeanos abandonaban la plaza, y solo regresaban cuando él se retiraba. Meses mas tarde, un hombre se queda a esperarlo. -¿Por que insistes en hablar de algo que nadie escucha? --lo interrogo. -No hablo para convencerte a ti, ni a tu pueblo. -Solo hablo para mí y para no olvidar mi doctrina.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres